• slider cesta
  • CSV slider LOTERIA

Ligas de Squash y Squash57

Una liga con todos los niveles que se adapta a tu juego

Formación, coach, juniors y Ladies

Clínics, cursos y entrenamientos para todos y todas

Torneos, actividades y eventos

Torneos autonómicos, nacionales e internacionales. Sociales, barras libres y más...

 

Últimas noticias

La resaca europea.

A fecha y hora de hoy, miércoles, tres de la tarde, continúa el goteo de llevar a los masters al aeropuerto con destino a su país de origen. Es nuestra última misión para con todos y así cerrar el telón. ¿Que cómo se abrió?

Habría que remontarse a mitad del año 2.014 cuando se solicitó de la Federación Europea organizar una prueba de un circuito que iniciaba prácticamente su andadura. Marzo del año siguiente fue la cita y hubo pocos recursos, pero mucha publicidad y precios tirados para conseguir un éxito de participación y aceptación. Pese a nuestras evidentes limitaciones. Queda el recuerdo.

europeo

La idea era tomarse un año sabático y volver al siguiente. Pero entre las triquiñuelas, las meigas que dicen que no existen y la realidad del momento que no interesa desempolvar nos quedamos sin torneo.

Por enchufe del anterior y del futuro Director del Torneo se consiguió a la tercera, haciendo bueno el refranero español. Empezamos a construir las bases con la experiencia adquirida y sabiendo qué aspectos teníamos que reforzar. Es decir, en todos.

El equipo de trabajo era el mismo. Sabemos que no hay que contar intimidades y hasta es secreto, pero cuando estamos de resaca pues a veces nos da por ahí. Da gusto trabajar en grupo cuando, por ejemplo, el Juez Arbitro y el Director del Torneo “se llevan bien”. Es lo que el psicólogo argentino, Arístides Menéndez, en su “Tratado y Estudio del comportamiento humano”, capítulo segundo, definiría como “feeling de cojones”. ¡¡¡Así cualquiera!!!

Y si encima los otros dos se casan y recasan y vuelven a recasar, miel sobre hojuelas. Todo solucionado y la papeleta para el quinto que falta es de mero comparsa. Y hasta sobraba.

Hecha la presentación uno a uno, decir que los primeros problemas con amenazas veladas de suspensión se produjeron a principios de año. Por nuestra cuenta y riesgo teníamos los deberes hechos así que no nos pilló por sorpresa el segundo olvido de la Federación Española y en un par de días solventamos la cuestión, que la verdad sea dicha, y que nadie se entere, nos favoreció. Fue viral el acoso y derribo del fuego “amigo” español en las redes sociales. “Nos llevamos bien”.

Esta vez el plan fue distinto. Más y mejores recursos, prácticamente nada de publicidad y precios europeos con rebajas para los nuestros.

Conseguir que Olympia tuviera unas mínimas condiciones era nuestro primer objetivo. Y prioritario. El gancho del hotel y las cervezas a consumir eran nuestro reclamo, nuestra salvación y la promesa de que quedarían aptas para el juego nos hizo concebir esperanzas. De K-7 todo facilidades, sede principal y finales allí…

El trayecto entre sedes era algo a mejorar. Cobró fuerza la idea del minibús con salidas cada hora. Por otra parte el traslado aeropuerto-hotel de ida y hotel-aeropuerto de vuelta es algo que teníamos pendiente de resolver y que suponía muchos quebraderos de cabeza por lo que pensamos alquilar una furgoneta de nueve plazas y pedir la colaboración ciudadana.

La cena de 2.015 fue a 20 km. de distancia y con autobús de alquiler así que era requisito indispensable elegir cercanía ante todo y con plazas sobre 70 personas.

El pack de bienvenida se trabajó en otra dirección, buscando la novedad y el toque valenciano que no debe faltar.

Se acercaba la fecha y no estábamos preocupados por el ritmo lento de inscripción. Al contrario. Sabíamos que lo peor estaba por venir. Superar el centenar de jugadores faltando una semana se antojaba la catástrofe. A falta de tres días se desató y hubo efecto cascada. Si se apunta ese, yo también. Así llegamos al tope máximo: 175.

Ya que se ha hecho una comparativa con la edición anterior se apuntaron 30 socios menos del Club. Es un dato. Simplemente. Supuso para algunos un obstáculo de última hora el hecho de que hacía falta estar en posesión de la licencia federativa.

Hubo un cambio de rumbo en el planteamiento inicial. Si quedó dicho que los mayores a Olympia y los jóvenes a K-7 y en esta instalación todas las finales, se pensó que era conveniente, para un mejor desarrollo del campeonato, no mover al personal de donde jugara viernes y sábado. También se hizo un leve retoque de categoría por un doble interés personal que el secreto profesional, esta vez sí, impide contar. Como también impide contar cómo sentó la decisión del quinto de turno…

Cosas de un campeonato que empezó a todo tren con mayoritaria presencia de extranjeros, a la cabeza alemanes e ingleses, y una nutrida representación española.

SMO 2018 pistas

Para el anecdotario general el Premio Especial fue para el apúntame de Kevin, fuera de tiempo y equivocándose de correo para inscribirse y Matrícula de Honor para el desapúntame de Boni. Accésit para los que se les pasó el arroz: el polémic y el Sheriff d'Algemesí. Y novato europeo: Sabin Colado.

Engalanamos las instalaciones con las pancartas y rollsup que disponemos y estrenamos marcadores manuales top, que nos servirán para futuros campeonatos.

Partimos el equipo en dos. Estuvo favorecido Olympia con la presencia de Carlos Ruiz, de relaciones públicas y firmando ejemplares de su crónica de Gales, que sigue por el momento sin ser superada por nada ni por nadie. El software hace maravillas y los nombres de los contrincantes aparecen por las pistas mientras se hace el chek-in, se reparte el pack, y se cobra a los que se quieren ahorrar los cinco euros o más que les cuesta la transferencia. Por K-7 ningún problema con el wi-fi y con la colaboración como bandera.

La novedad del cambio de camiseta por sudadera resultó positiva. De tal manera, que el circuito va a verse poblado de “sentiment taronja” por allá donde se organice. Y saco-mochila a juego.

Fartons Polo se unió al evento. Panetones para saciar el hambre y horchata el último día (solo en Olympia) en brik de litro.

También colaboró Tecnifibre y de qué manera. El tongoloto tras la cena del sábado fue de los que hacen época y aunque se lo llevaron los de siempre (faltaría más, de ahí el nombre) la mayoría se llevó algo a casa. Cenamos en el Tirana, a pocos metros de Olympia con show inesperado de lucha libre, al principio y de gratis. Hubo paella como plato principal.

SMO 2018 tongoloto

En lo tocante a la competición en sí, y en primer lugar, hay que lamentar la grave lesión del + 40 inglés Paul Jhonson, cabeza de serie nº 2, y uno de los mejores de esta categoría. El talón de Aquiles no soportó más en la posible última bola del quinto set con 11-10 a su favor en el marcador y para acceder a semifinales. Le deseamos una recuperación corta y que vuelva pronto a las canchas de juego.

Por supuesto que las mujeres tuvieron su espacio. Tan solo Linda representaba al club y tuvo que pelear con tres más que le vencieron. Cuatro españolas jugaron en diversas categorías y, una de ellas, Laura Sáez consiguió vencer en + 35. Como anécdota, y en la categoría de + 50, se disputó el domingo en la pista 3 una de las finales. Al salir de la cancha, les intentó abrir la puerta la que dirigía el partido y se quedó con el pomo en la mano y los cristales desparramados por el suelo...¡¡Menudo susto!!.

Los espectadores se hubieran quedado con esta cara de asombro y "despago".

 PSA1771

Las categorías masculinas estuvieron con los cuadros casi al completo. Tan solo flojeó +35. La superioridad del ucraniano Rybalchenko fue aplastante. Nuestro Dani Tarazona se llevó el subcampeonato. + 40, y con todos los respetos, fue la más controvertida. La lesión de Víctor Monserrat restó protagonismo a la categoría. Así como la de Paul Jhonson. El otro inglés que partía de cabeza de serie perdió con un sorprendente Eduardo Razquin, que a su vez no quiso disputar el tercer puesto y la final se disputó en la pista 1, lejos de los ojos del respetable, con Neil Macarrow en plan arrasador. Destacada actuación de Pablo del Río, que fue segundo. En + 45, con la final entre Souto (3) y Barbeau (2) seguro que fue la partida del campeonato. Revancha de hace dos años cuando el francés derrotó al gallego en su propio feudo. + 50 era la categoría más numerosa y en donde Marcus Hall demostró su condición de favorito. Aplastante demostración inglesa en +60 y +65. Cuatro finalistas y victorias esperadas de Barwise y Walton, respectivamente. + 70 tuvo otro ganador español, Jose Luis Alba, que tuvo a bien jugar y ganar su partido sin la puerta trasera de la 3. Por algo es vasco.

Tras este breve resumen, y muy superficial, de lo acontecido en las canchas pasamos a narrar el episodio de la entrega de premios en la terraza del hotel cuando se acercaban las dieciséis horas del domingo.

SMO 2018 trofeos

Un marco incomparable y más lleno que nunca para presenciar un reparto de trofeos.

Desfilaron los primeros tres puestos de cada categoría, excepto algunos que el avión o el tren partía con anterioridad. Pocos, dos o tres. El maestro de ceremonias, Fernando, tras dar cuenta de los vencedores, pasó al momento más emotivo de la ceremonia. El reconocimiento a cuatro veteranos de honor. Un representante de los que vienen de fuera, uno nacional y un par de nuestro club. Costó convencerles de que se quedaran con vanas excusas, pero ahí estuvieron recogiendo el merecido galardón:

SMO 2018 ilustres

 

Keith Derham. Siempre viene encantado por aquí y su simpatía hace que sea un jugador cercano y entrañable. Cuando su rodilla cruje le echamos de menos pero en cuanto se recupere volverá por sus fueros.

Jaime Velarde. No es el más mayor pero sí el que lleva más tiempo por estos campeonatos de aquí y de allá. Una referencia para todos y especialmente para el squash nacional.

No vamos a descubrir ni a Carles Cervera ni a Loren Sánchez, dos instituciones del squash valenciano. Los dos tienen muy mala memoria y no recordarán que su último partido juntos lo disputaron en Cuenca siendo árbitro un 57 llamado Javier Lozano que se quedó de piedra porque no terminaron su partida. (¿?) A pesar de todo, los mejores.

Luego hubo otro reconocimiento para el equipo de organización. ¿Qué decir del dúo casamentero? Por mucho que se diga siempre se quedará uno corto o cortísimo. Baste decir que la jefa no acudió a la entrega porque tenía que acompañar a alguien al aeropuerto...a Chimo le echamos en falta pero encajó y ensambló todas las partidas en todas las categorías a la perfección y el Director del Torneo, Alex Garbí , de azul oscuro, cerró el acto dando las gracias a todos por su asistencia, comportamiento y deportividad e invitándoles a la foto final...

SMO 2018 todos

Han sido colaboradores especiales: José Gonzálvez, Javier Romaní, Vicente Cubells, Manolo Benlloch, Kevin Magee, el mencionado Carlos Ruiz, el autobusero arlequinado Xavi, primo de Steina que se zampó miles de veces el trayecto inter-sedes, Javier Martos, Vicente Moreno , Jorge Soriano, Diego Ferragud y Jordi López. Por supuesto K-7, Olympia, Fartons Polo y Tecnifibre. Perdón si me olvido de alguno.

Para cerrar decir que hubiéramos firmado que las cosas hubieran salido así. Excepciones puntuales siempre las habrá, pero recibimos felicitaciones por el trabajo realizado que empezó a gestarse hace meses. Hemos intentado resolver los problemas que iban surgiendo con más o menos acierto y no siempre del gusto de todos, pero ahí queda que el Club Squash Valencia ha vuelto a estar en el panorama europeo.

¿Habrá tercera edición? La resaca impide pensar y decidir. Todos quieren volver, volver, volver. Pero…

Salut i Squash.

1000 Caracteres restantes